Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Mujeres líderes en la familia ignaciana

Conozca a 21 mujeres que lideran ministerios ignacianos

Cuando la Dra. Linda LeMura fue nombrada presidenta de Le Moyne College en 2014, se convirtió en la primera mujer laica en ocupar ese cargo en un instituto o universidad jesuita estadounidense. Hoy, se han añadido ocho escuelas más a esa lista. «¡Yo lo llamaría progreso!» dice la Dra. LeMura.

La Dra. Linda LeMura habla con estudiantes de Le Moyne College

Ese enorme aumento -de uno a nueve colegios con una presidenta en menos de una década- refleja el crecimiento del liderazgo femenino en toda la familia ignaciana. Esta expansión es evidente en todas las áreas del ministerio jesuita: colegios e institutos, centros de retiro y parroquias, organizaciones de justicia social, gobierno jesuita y redes nacionales.

En este Mes de la Historia de la Mujer, estamos destacando el trabajo de sólo un pequeño porcentaje de las mujeres líderes que sirven a la Iglesia y al mundo a través de su liderazgo en los ministerios jesuitas e ignacianos. Estas líderes compartieron un poco sobre su trabajo y cómo la espiritualidad ignaciana da forma a sus vidas. También ofrecieron sus perspectivas sobre las formas en que los jesuitas pueden seguir mejorando la forma en que acogen, empoderan y apoyan a las mujeres líderes.

Este artículo es una llamada a la acción: Ha habido progresos en este frente, ciertamente, pero el trabajo dista mucho de estar terminado. «Dar la bienvenida a las mujeres (y a su conjunto de talentos) al liderazgo no puede ser algo pasivo, una mera cuestión de cortesía», afirma Tania Tetlow, Presidenta de la Universidad Fordham. «Requiere conocer el abanico de obstáculos a los que todavía se enfrentan las mujeres: desde la penosa experiencia de ser subestimadas constantemente hasta el escandaloso nivel de violencia en el hogar contra las que no obedecen. Hasta que nuestras instituciones no dejen de negarlo, seguirán desperdiciando el talento de las mujeres y serán cómplices de una gran injusticia.»