Nuestro trabajo

Uno de los ministerios fronterizos de los Jesuitas es el diálogo interreligioso a nivel global. Los Papas han pedido a los Jesuitas que hagan de esto una prioridad en el siglo XXI. El Concilio Vaticano II hizo un llamado a todos los católicos a «reconocer, preservar y promover los bienes espirituales y morales en otras religiones, y los valores en su sociedad y cultura», como una forma de «unir las manos para trabajar por un mundo de paz, libertad, justicia social y valores morales».

Este diálogo a menudo se inicia en medio de algún conflicto social extremo. Busca revertir los ciclos de violencia y retribución enredados en la religión, el origen étnico u otras formas de identidad grupal. En cualquier contexto social, esta es una empresa profundamente espiritual y social, especialmente para los seguidores de San Ignacio. El diálogo interreligioso implica comprender lo que Dios podría estar diciendo a través de otras tradiciones religiosas.

De esta y muchas otras formas, los Jesuitas buscan multiplicar chispas de esperanza para la «gloria mayor» de Dios.

Ir arriba
Twittear
Compartir
Pin