Nuestro trabajo

Desde su fundación, los Jesuitas se han dedicado al servicio de la fe Católica pero en la Congregación General 32 de los Jesuitas en 1975, «la promoción de la justicia» fue declarada una parte central de la misión de la Sociedad y una respuesta concreta a un mundo de sufrimiento injusto.

El mandato no estaba dirigido exclusivamente a los Jesuitas que ya trabajaban con los pobres y marginados, más bien, era el lente a través del cual todas las prioridades apostólicas debían ser evaluadas.

Hoy en día, el servicio de la fe y la promoción de la justicia es la característica estimulante del trabajo que se realiza en las escuelas Jesuitas intermedias, escuelas secundarias, colegios y universidades, parroquias y casas de retiro, y en los ministerios de todo el mundo. Esta misión toma muchas formas, incluyendo trabajos de servicio, justicia, diálogo y defensa.

En Canadá y Estados Unidos, la Oficina de Justicia y Ecología de los Jesuitas, ubicada en Washington, DC, representa a la Compañía de Jesús, trabajando para aumentar la conciencia y el compromiso con los legisladores, funcionarios públicos, corporaciones y la red Jesuita en temas que incluyen inmigración y justicia económica, criminal, juvenil y ambiental.

A nivel internacional, quizás el alcance de justicia social más conocido de la Compañía de Jesús es el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS, por sus siglas en inglés). El JRS trabaja en más de 50 países para satisfacer las necesidades urgentes de quienes han sido desplazados por la fuerza. En Estados Unidos, el JRS/Estados Unidos atiende las necesidades espirituales de los inmigrantes y refugiados detenidos.

Uno de los resultados de este esfuerzo es la Iniciativa Fronteriza de Kino (KBI, por sus siglas en inglés), un ministerio binacional. KBI ofrece asistencia humanitaria directa y refugio a inmigrantes recientemente deportados en Nogales, México, mientras brinda educación, atención y defensa a través de su trabajo en Nogales, Arizona.

El «carisma» u orientación espiritual de los Jesuitas también ha inspirado a una familia emergente de organizaciones de justicia Ignacianas, como lo es la Red de Solidaridad Ignaciana. Esta red coordina los esfuerzos de divulgación y defensa relacionados con la justicia en las escuelas, parroquias y otras instituciones Jesuitas.

Ir arriba
Twittear
Compartir
Pin