Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Noticias

By Hna. Nathalie Becquart

Por Sr. Nathalie Becquart

19 de septiembre de 2019 —El sínodo de la Amazonía, que se llevará a cabo en Roma del 6 al 27 de octubre, es “nuestro sínodo de urgencia”, dijo el Papa Francisco. Amazonía: nuevos caminos para la iglesia y para una ecología integral, se enfocará en una región estratégica y vital para el futuro de la humanidad, especialmente relevante y profético cuando cifras sin precedentes de incendios forestales arden actualmente en las selvas tropicales de Brasil.

El papa Francisco es recibido por un miembro de un grupo indígena de la región amazónica en Puerto Maldonado, Perú, el 19 de enero de 2018. El próximo Sínodo de los Obispos en la Amazonía es una reunión “urgente”, dijo el papa Francisco. (Foto del CNS / Alessandro Bianchi, Reuters).

Recientemente fui nombrada miembro del primer grupo de mujeres consultoras de la secretaría del sínodo de obispos, y espero con impaciencia la reunión de octubre. Debemos tener presentes estas cinco cosas a medida que se aproxima el sínodo en la Amazonía.

La hermana Nathalie Becquart en una conferencia de prensa acerca del Sínodo sobre los jóvenes. Es consultora de la Secretaría General del Sínodo de los Obispos. (Foto del CNS / Paul Haring).

1. El sínodo se centra en la Amazonía, pero nos concierne a todos sin importar donde vivamos.

El papa decidió enfocarse en la Amazonía porque esta inmensa región que abarca territorios que pertenecen a nueve naciones es imperativa para la supervivencia del planeta. “Una gran parte del oxígeno que respiramos procede de ahí’. Es por eso que la deforestación significa aniquilar a la humanidad”, dijo el Papa Francisco. Por lo tanto, el sínodo nos concierne a todos nosotros, especialmente a los religiosos y jesuitas y sus colaboradores, que tienen una larga tradición de compromiso social y participan cada vez más en cuidar nuestra casa común.

Bomberos cerca de Robore, Bolivia, caminan por donde los incendios forestales han destruido el bosque. 19 de agosto de 2019. (Foto del CNS / Departamento de Santa Cruz a través de Reuters).

El documento de trabajo para este próximo sínodo fue publicado en junio y es el resultado de un intenso proceso de escucha. Comenzó con la visita del Padre Francisco a Puerto Maldonado, Perú, en enero de 2018, y ha continuado con muchas consultas y encuentros en toda la región amazónica con un interés particular en escuchar a las poblaciones indígenas.

2. Aunque el sínodo del pasado octubre se enfocó en los jóvenes y el de este año se centra en una región geográfica, hay una gran continuidad de un año a otro.

El sínodo de la Amazonía tendrá lugar un año después del sínodo sobre los jóvenes, la fe y su discernimiento vocacional. Si estos dos sínodos parecen muy diferentes en apariencia —uno centrado en los jóvenes de 16 a 29 años, el otro relativo a una región geográfica específica — en efecto, muchos temas y asuntos son similares. De hecho, a través de estos dos procesos principales de eventos de la iglesia,  podemos discernir el mismo llamado a una iglesia inclusiva, el mismo desafío misionero de ser una presencia creativa y cercana entre las personas para responder al clamor de los pobres y el clamor de la tierra y la misma cuestión primordial de la inculturación. (La inculturación está adaptando las enseñanzas de la iglesia católica a las culturas locales de forma que sean compatibles con el Evangelio y está introduciendo estas culturas a la vida de la iglesia).

La hermana Kathryn «Katy» Webster, miembro de las Hermanas de Notre Dame de Namur de los Estados Unidos, distribuye un calendario que promueve el Sínodo de los Obispos en el Amazonas entre los agricultores del campo cerca de Anapu, Brasil. (Foto del CNS / Paul Jeffrey).

Creo que hay una verdadera continuidad entre los dos sínodos que se podría llamar una “sinodalidad misionera”: somos llamados a una iglesia que escucha, a una iglesia en diálogo, una iglesia misionera, una iglesia acogedora, una iglesia participativa, una iglesia creativa, una iglesia armoniosa, una iglesia inculturada, una iglesia comprometida con los más pobres, que lucha contra las injusticias.

3. El Papa Francisco ve la sinodalidad como una clave para fortalecer la reforma de la iglesia.

La sinodalidad es una forma de colegialidad que implica un proceso de discernimiento comunal: una escucha común del Espíritu para buscar el consenso en torno a los objetivos basados en la misión. Desde que el Papa Francisco fue elegido, ha enfatizado la sinodalidad como un firme llamamiento del Espíritu: “El mundo en que vivimos, y al que somos llamados a amar y servir, incluso con sus contradicciones, exige que la iglesia fortalezca la cooperación en todas las áreas de su misión”. En cierta forma, la sinodalidad es una propiedad constitutiva de la iglesia, que se deriva de la naturaleza de la iglesia como una comunión arraigada en el misterio de la Trinidad.

El instrumento del sínodo de los obispos fue creado por Pablo VI después del Segundo Concilio Vaticano, pero el Papa Francisco quiere destacarlo como algo esencial para fortalecer la reforma de la iglesia. El objetivo es implementar la urgente transformación misionera de la iglesia para que podamos enfocarnos mejor en llegar a las periferias.

4. La sinodalidad no se trata de conversaciones que no llevan a ninguna parte; se trata de la misión.

La sinodalidad, por el hecho de ser fundamentalmente misionera, se debe desarrollar principalmente, no por razones de organización interna, sino para responder los llamamientos que vienen de leer los “signos de los tiempos” a través de un proceso de “ver, juzgar, actuar”. El Papa Francisco dice que una iglesia sinodal es “como un estandarte alzado entre las naciones (cf. Is 11:12) en un mundo que —aun invocando participación, solidaridad  y transparencia en la administración de lo público— a menudo entrega el destino de poblaciones enteras en manos codiciosas de grupos pequeños, pero poderosos. Como Iglesia que ‘camina junto’ a los hombres, compartiendo las dificultades de la historia, cultivemos el sueño de que el redescubrimiento de la dignidad inviolable de los pueblos y de la función de servicio de la autoridad también podrán ayudar a la sociedad civil a edificarse en la justicia y la fraternidad, propiciando un mundo más hermoso y humano para las generaciones venideras”.

Una niña en Anapu, en Brasil, sostiene un cartel entregado por hermanas católicas que anuncia un evento patrocinado por la iglesia acerca del medio ambiente y el feminicidio preparando el Sínodo en el Amazonas. (Foto del CNS / Paul Jeffrey).

5. Debido a su énfasis en el discernimiento comunal, los jesuitas y sus colegas laicos tienen un papel principal que desempeñar a la hora de fomentar la sinodalidad en la Iglesia.

El papa Francisco acepta una carta de Yadira Vieyra, delegada del sínodo sobre jóvenes y graduada de la escuela secundaria Jesuita Cristo Rey en Chicago y la Universidad de Georgetown. (Foto del CNS / Medios del Vaticano).

Por estar particularmente sintonizados con estas características de la iglesia sinodal debido a su carisma que enfatiza el discernimiento comunal, los jesuitas y sus colegas tienen un papel principal que desempeñar en la implementación de la sinodalidad a todos los niveles de la iglesia. No es de extrañar que los jesuitas hayan sido llamados para tomar parte activa en los recientes procesos de los sínodos. Cada miembro ignaciano ha sido llamado para compartir el don del discernimiento con el pueblo de Dios para poder trazar el curso a través de estos tiempos de cambio en este mundo complejo.

Por Sr. Nathalie Becquart, xmcj, Consultora de la Secretaría General del Sínodo de los Obispos.

Artículos de interés relacionados