Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Ordenandos 2024

Brendan G. Coffey, SJ

Provincia: Jesuitas Provincia USA del Este

Ciudad natal: Cherry Hill, Nueva Jersey

Momentos destacados de su formación como jesuita: 

  1. Trabajó junto al tremendamente dedicado equipo de profesores y personal de la Preparatoria de Fairfield, en Fairfield, Connecticut, en medio de las pruebas de la pandemia del Covid-19.
  2. Acompañó a estudiantes de secundaria y la preparatoria en la comprensión y vivencia de su fe católica en la Parroquia de Santa Juana de Arco en San Ramón, California.
  3. Perfeccionó sus habilidades de dirección espiritual durante un período de prácticas de verano en la Escuela Jesuita de Teología de Berkeley, California, que incluyó la dirección de reclusas en una prisión local de

Posordenación:
Pasará un verano pastoral en la Iglesia católica de San Pedro en Charlotte, Carolina del Norte, seguido por la enseñanza a tiempo completo en Preparatoria del Fairfield College, en Fairfield, Connecticut.

Brendan pronuncia el discurso de graduación de 2023 ante sus antiguos alumnos de la Preparatoria Fairfield

Educación:
Licenciado en Inglés y Filosofía por la Universidad de Fordham; máster en Escritura Irlandesa por la Trinity College de Dublín; máster en Teología Católica por la Universidad de Fordham; máster y licenciado en Sagrada Teología, Espiritualidad Cristiana por la Escuela Jesuita de Teología de la Universidad de Santa Clara.

¿Qué es lo que más le gusta de la Compañía de Jesús?
Para empezar, todo (bueno, esta frase la he robado del filme Casi famosos, pero es genial y resulta ser cierta).

Me encanta que Jesús sea el centro de nuestra vida e identidad. Me encanta que nuestro fundador fuera un santo profundamente humano. Me encanta que la Compañía comenzara como un grupo de amigos. Me encanta que nuestra principal virtud sea la magnanimidad. Me encanta que nuestros corazones vivan en el centro de la Iglesia mientras nuestras manos y pies trabajan en sus márgenes.

Brendan con una de sus clases de teología de segundo año en la Preparatoria Fairfield.

Me encanta que nuestra formación sea tan larga. Me encanta que la vida intelectual sea tan importante para nosotros, pero que valoremos igualmente las experiencias que nos ayuden a traducir ese aprendizaje de la manera más eficaz. Me encanta que, como Jesús, nos esforcemos por ser grandes maestros y que, como él, el servicio humilde, la vulnerabilidad y el amor sean la raíz de nuestra pedagogía. Me encantan nuestras comunidades. Me encanta que nuestras comunidades estén llenas de personalidades muy diferentes unidas por una llamada y una misión singulares. Me encanta que la alegría y la risa sincera sean tan fundamentales en nuestra vida en común. Me encanta que nos guste una buena fiesta. Me encanta que llamemos «hermanos» a nuestros compañeros jesuitas. Me encanta cómo nos animamos unos a otros, construyendo el reino de Dios en los más pequeños actos de generosidad. Me encanta lo sorprendida que se queda la gente al ver lo normales y simpáticos que somos (la mayoría de las veces). Me encanta cómo intentamos no tomarnos demasiado en serio a nosotros mismos. Me encanta lo importante que es para nosotros tomarnos tiempo para estar a solas con Jesús para anclar nuestros corazones a su amor – por el Padre, por nosotros, por los demás. Me encanta que cada año podamos hacer un retiro de ocho días para saborear realmente ese amor. Me encanta la frecuencia con la que hablamos de deseos y sueños santos. Me encanta cómo nos tomamos en serio esos deseos y sueños, tratándolos como lo que a menudo son: un don de Dios. Me encanta cómo la Compañía se esfuerza por ser humilde ante esos santos deseos y sueños, permitiendo que gobiernen nuestro ingenio y voluntad, que sean nuestra esperanza al servicio de la mayor gloria de Dios.