Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Ordenandos 2024

Brook Stacey, SJ

Provincia: Jesuitas Provincia de Canadá

Ciudad natal: Toronto, Ontario

Momentos destacados de su formación como jesuita: 

  1. Trabajó con jóvenes indígenas durante un experimento de cinco meses en Punta Gorda (Belice), dando clases en una escuela primaria y dirigiendo un
  2. Pasó dos años en el High School St. Paul, la escuela secundaria jesuita en Winnipeg, Manitoba, enseñando religión, matemáticas y educación física y entrenando lucha libre.
  3. Estuvo tres años en París, donde estudió teología, entrenó en boxeo a refugiados con el Servicio Jesuita a Refugiados y se ordenó diácono.

Posordenación:
Cursará una licenciatura en Magisterio en la Universidad Tyndale para obtener el título de profesor de enseñanza secundaria y, a continuación, ejercerá de capellán, profesor y orientador en un instituto jesuita de Canadá.

Brook al inicio del Camino de Santiago en el verano de 2023.

Educación:
Licenciado en Ciencias de la Tierra por la Universidad Dalhousie; máster en Estudios Teológicos por la Universidad de Toronto; licenciado en Teología Sagrada por el Centro Sèvres; máster en Estudios Psicoespirituales por el Knox College de la Universidad de Toronto.

¿Qué afición ha cultivado como jesuita y por qué es importante para usted?
Cuando empecé a estudiar filosofía en Toronto, también empecé a practicar artes marciales. Empecé probando el kung fu y, con el tiempo, me pasé al jiujitsu japonés y luego al brasileño. Como tenía un presupuesto escolar ajustado, me pagaba la matrícula lavando una vez a la semana las colchonetas, los lavabos y las duchas del gimnasio. Esta afición se convirtió en pasión cuando empecé a competir en jiujitsu durante varios años. Esto despertó mi interés por otras artes marciales, como el Muay Thai, el boxeo y la lucha libre. La experiencia que adquirí me permitió entrenar al equipo de lucha de un instituto jesuita durante el magisterio. Esta pasión ha sido una gran salida para mí y también ha sido una gran manera de hacer amigos.

Brook con su grupo de boxeo del Servicio Jesuita a Refugiados en París.

Cuente la historia de su vocación. Un reto: Debe usar sólo seis palabras.
Una salvaje y loca aventura de amor.

¿Quién es un mentor importante que le haya acompañado en su viaje? ¿Por qué fue un buen mentor?
Un mentor que tuve durante el magisterio fue un jesuita llamado Michel Boutilier. Fue increíblemente importante para mí a la hora de guiarme en esta etapa de formación. Fue un mentor sabio, un buen amigo y un compañero fiel. Me escuchó en mis momentos más difíciles y en mis luchas. También me enseñó lo que significaba ser sacerdote. Su amor por el sacerdocio me ayudó a ver también su belleza. Nuestras conversaciones y el tiempo que pasábamos juntos eran siempre momentos de consuelo que seguían llevándome y guiándome más profundamente en mi vocación. Espero con impaciencia que me ponga los ornamentos sacerdotales para mi ordenación.