Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Ordenandos 2024

Patrick Hyland, SJ

Provincia: Jesuitas Provincia USA del Medio Oeste

Ciudad natal: Cleveland, Ohio

Momentos destacados de su formación como jesuita: 

  1. Sirvió como director
  2. Realizó veneración en la parroquia de San Benito el Africano de
  3. Pasó los veranos estudiando en el Instituto de Estudios Católicos Negros de la Universidad Xavier de

Posordenación:
Trabajará en el colegio Saint Ignatius de Cleveland y después estudiará un máster en espiritualidad ignaciana en la Universidad Pontificia Comillas de Madrid.

Patrick (izquierda) con el pequeño grupo de un retiro que acompañó durante la Semana Santa en Loyola, España, en 2022.

Educación:
Licenciado en Estudios Hispánicos por el Boston College; máster en Filosofía por la Universidad Estatal de Cleveland; máster en Historia por la Universidad de San Luis; licenciado en Sagrada Teología por la Universidad Pontificia Comillas.

¿Qué afición ha cultivado como jesuita y por qué es importante para usted?
Jugar al baloncesto era lo que ponía en contacto a nuestro noviciado con los seminaristas cada mes en St. Paul, Minnesota. En los estudios de filosofía jugaba con estudiantes, profesores y personal de la Universidad de San Luis. En el magisterio jugaba contra cualquier estudiante que se animara. En teología, al menos cuando llegué, jugaba durante horas en el parque de los jesuitas en Salamanca, España. En ninguno de estos lugares el resultado final era lo más importante, aunque no me gusta especialmente perder. En todos estos lugares el compañerismo era más importante que quién ganaba. Mis adversarios favoritos ahora son dos de mis sobrinos, Benjamin y Brayden.

Patrick (fila de atrás, al centro) con su comunidad jesuita en España.

¿Cuál fue una experiencia especialmente significativa que vivió durante su formación y por qué fue significativa para usted?
Me sentí abrumado por el número de jesuitas que concelebraron en el funeral de mi abuela hace varios años. Murió durante las vacaciones, así que muchos de los jesuitas que mejor conocía estaban fuera de la ciudad. Estuve enviando un mensaje de texto a cada jesuita tratando de encontrar uno que estuviera disponible para presidir su funeral. Me sentí aliviado cuando encontré uno y luego abrumado de gratitud cuando vi cuántos pudieron asistir a su funeral.

Todavía no sé cuántos ni quiénes fueron ese día. Tenía miedo de echarme a llorar si miraba al altar con todos ellos.

¿Cómo ha cambiado su espiritualidad desde que entró en la Compañía?
Yo no diría que ha cambiado tanto como que se ha desarrollado o ha crecido. María Jesús Herruzo Martos, fundadora de las Obreras del Corazón de Jesús, se preguntaba: «Si no estoy empapada de Cristo, ¿cómo voy a comunicarlo a los que me rodean?». Creo que ahora valoro más «perder» el tiempo con Jesús. No necesito correr en las oraciones, ni estar en un lugar concreto. Con reservar un tiempo de silencio me basta.