Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Ordenandos 2024

Pierce Gibson, SJ

Provincia: Jesuitas Provincia USA del Medio Oeste

Ciudad natal: Austin, Texas

Momentos destacados de su formación como jesuita: 

  1. Estudió alemán en la Universidad de Múnich y en la de Innsbruck durante varios veranos de su formación.
  2. Inició un evento en la Preparatoria del College Saint Ignatius de Chicago llamado «Latin Days», en el que los estudiantes representaban escenas en latín, construían y diseñaban catapultas y carros, y competían con los carros por
  3. Ayudó a crear, gestionar y moderar una conferencia académica sobre arte contemporáneo en una cárcel abandonada de la isla de Favignana, frente a la costa de

Posordenación:
Cursará un máster en Historia del Arte en el Courtauld Institute of Art de Londres.

Pierce con alumnos de la Preparatoria del Saint Ignatius College de Chicago, donde enseñó durante su formación.

Educación:
Licenciado en Filosofía por la Universidad de Dallas; máster en Lenguas Clásicas por la Universidad de Columbia; licenciado en Sagrada Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana.

¿Qué afición ha cultivado como jesuita y por qué es importante para usted?
Desde que estudiaba en Italia, he ido cultivando poco a poco una «afición» por los idiomas. Al principio estudié latín y griego porque quería acceder a la literatura y la filosofía de esas culturas; luego estudié alemán y finalmente italiano por necesidad. Recientemente los idiomas se han convertido no sólo en una herramienta útil en un entorno internacional, sino en un verdadero deleite.

¿Qué parte de la historia de los jesuitas le parece realmente inspiradora?
Me inspira mucho la creación de la Ratio Studiorum y la gestión de nuestros colegios en los siglos XVII y XVIII, antes de la supresión de la Compañía.

Nuestro compromiso con una educación humanística cuidadosamente calibrada, cuyo objetivo era la formación del alma en la virtud y la agudeza intelectual, fue la fuente de una iniciativa corporativa masiva que comprometió a la gran mayoría de los jesuitas durante ese período. En mi opinión, dio serios frutos apostólicos.

Pierce en Beit She’an, un yacimiento arqueológico de Tierra Santa.

¿Cuál fue una experiencia especialmente significativa que vivió durante su formación y por qué fue significativa para usted?
El padre de uno de mis alumnos murió mientras yo estaba en mi magisterio, y me invitaron a predicar en el funeral. No era algo para lo que estuviera preparada en un principio, y luché por intentar dar el tono perfecto mientras acompañaba a la familia en su dolor. La experiencia me enseñó mucho sobre la naturaleza de la pérdida, el duelo y la forma en que nuestra fe actúa en esos momentos de nuestras vidas.

¿A dónde le ha llevado su vocación jesuita que nunca pensó que llegaría?
Cuando ingresé en la Compañía no tenía intención de vivir durante un largo periodo en el extranjero. Al final fue una sorpresa cuando me dijeron que iría a Roma a estudiar teología, y la experiencia de vivir en una gran comunidad internacional (hombres de 33 países diferentes) ha sido, en general, una experiencia enriquecedora.