Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Ordenandos 2024

Ryen Dwyer, SJ

Provincia: Jesuitas Provincia USA del Medio Oeste

Ciudad natal: Cincinnati, Ohio

Momentos destacados de su formación como jesuita: 

  1. Realizó dos peregrinaciones como novicio en Nuevo México, donde caminó de Gallup a Grants; y en Ecuador, donde se unió a otros novicios para caminar de Quito a Lumbaqui. Estas peregrinaciones le enseñaron lecciones fundamentales sobre la perseverancia y la confianza en
  2. Aprendió a conducir un autobús escolar en Pine Ridge, Dakota del Sur, donde los Voluntarios de Nube Roja lo introdujeron en la «Espiritualidad del Autobús Escolar», que incluye principios como la vigilancia y «¡confía en el autobús!».
  3. Realizó prácticas de dirección espiritual en la Universidad Loyola de Chicago y en la Escuela Jesuita de Teología de Berkeley, California, y dirigió retiros de ocho días en el Centro Jesuita de Espiritualidad de Mwangaza en Nairobi, Kenia, en

Posordenación:
Trabajará en el ministerio pastoral de la Misión del Santo Rosario, en la comunidad católica Oglala Lakȟóta de la reserva de Pine Ridge, en Dakota del Sur.

Ryen (izquierda) con su compañero jesuita Travis Crowe en Rapid City, Dakota del Sur, en enero de 2020.

Educación:
Licenciado en Artes Liberales por el College St. John, en Annapolis; máster en Filosofía Social, Universidad Loyola Chicago; máster en Divinidad por la Escuela Jesuita de Teología de la Universidad de Santa Clara.

¿Qué afición ha cultivado como jesuita y por qué es importante para usted?
Memorizar de los Evangelios mientras camino al aire libre. Un superior nos dijo una vez: «Como jesuitas, vuestra primera preocupación es estar cerca de Jesús, y lo hacéis permaneciendo cerca de los Evangelios». Descubrí que caminar era muy propicio para esa meditación, y me sorprendió cómo ahora asocio lugares e imágenes del exterior con escenas de los Evangelios. Me ayuda a permanecer cerca de Jesús.

Ryen con sus hermanos y su abuela en Grand Haven, Michigan, en 2017. De izquierda a derecha: Eric, Sarah, Lenore, Michael, Ryen y Katie.

¿Qué es lo que más le gusta de la Compañía de Jesús?
Me encanta la fidelidad de la Compañía al seguimiento de Jesús. En mis superiores, mentores y directores espirituales, he visto personas que se han formado como discípulos a lo largo de muchos años y que ejemplifican lo que significa ser libre en Jesucristo y también imitar la obediencia total de Jesús a la voluntad de Dios. El equilibrio entre libertad y obediencia es el fruto de la fidelidad a Jesús, especialmente en forma de atención discernida a la acción de Dios en la propia vida y en el mundo. Los motivos humanos también forman parte de la experiencia, pero en la Compañía siempre he sido testigo del deseo y el esfuerzo por ser fieles al seguimiento de Jesús, que siempre nos es fiel y nos muestra la fidelidad de Dios.

¿Qué le da alegría?
Escuchar la Palabra de Dios proclamada durante la Misa y mirar a la gente reunida en la Misa. Esto me fortalece, y en este fortalecimiento encuentro mi fuente de alegría. Es un don inconmensurable escuchar la Palabra de Dios proclamada y ver a la gente reunida para escuchar esta palabra y compartir la Eucaristía. Dios nos ha reunido, ¡y todo es iniciativa de Dios! Eso me da una alegría tremenda.