Historias

15 de marzo de 2021 – En una empresa histórica en la búsqueda de la sanación y la justicia racial, los Descendientes de los antepasados esclavizados y vendidos por los jesuitas y los jesuitas de los Estados Unidos han anunciado una asociación para crear la Descendants Truth & Reconciliation Foundation («Fundación de la Verdad y la Reconciliación de los Descendientes»).

La Fundación -formada por la Asociación de Descendientes de la GU272 y los jesuitas- es la primera asociación de este tipo entre los Descendientes de los esclavizados y los descendientes de los esclavizadores. JPMorgan Chase apoya esta asociación histórica.

Earl Williams Sr., Cheryllyn Branche, el Padre General Arturo Sosa, SJ, Joseph Stewart y el Padre Timothy Kesicki, SJ

«Desde nuestros inicios, la Asociación de Descendientes de la GU272 ha optado por identificar y reconstituir a las familias de nuestros antepasados que fueron separadas y a menudo destruidas por la brutal institución de la esclavitud, y por crear un mecanismo sostenible para invertir en beneficio de los Descendientes durante muchas generaciones», dijo Cheryllyn Branche, Presidenta de la Asociación de Descendientes de la GU272. «A través de la Descendants Truth & Reconciliation Foundation, devolveremos el honor y la dignidad a nuestros antepasados institucionalizando estos objetivos para nuestros hijos, los hijos de nuestros hijos y los Descendientes durante siglos».

Los Descendientes Earl Williams Sr. y Cheryllyn Branche con el Padre Scott Santarosa, SJ

La misión de la Fundación es apoyar las aspiraciones educativas de los Descendientes para las generaciones futuras y desempeñar un papel destacado en la participación, la promoción y el apoyo de programas y actividades que destaquen la verdad, aceleren la sanación y la reconciliación racial y hagan avanzar la justicia y la igualdad racial en Estados Unidos.

La misión de la Fundación, sin embargo, va más allá de la reconciliación con los acontecimientos de este único momento de la historia. La Fundación tiene como objetivo desarrollar una plena comprensión y reconciliación con las numerosas instituciones de educación superior y otras entidades que se beneficiaron de la esclavitud. Cuando los miembros de la Fundación tomaron conciencia de su historia en 2016, optaron por no buscar compensaciones monetarias individuales, sino por buscar una inversión sustancial y sostenible hacia adelante para potenciar el bienestar de los Descendientes durante muchas generaciones.

Joseph Stewart en la Universidad de Georgetown

«Durante más de 400 años, nuestro país ha negado la persistente destrucción humana causada por la esclavitud y el racismo consciente e inconsciente que divide a nuestras comunidades y a nuestra nación», dijo Joseph Stewart, presidente interino de la Descendants Truth & Reconciliation Foundation y uno de los más de mil Descendientes de Isaac Hawkins, un hombre esclavizado que, junto con muchos otros hombres, mujeres y niños esclavizados, fue vendido para salvar a la Universidad de Georgetown de la ruina financiera. «Después de 182 años, los Descendientes y los jesuitas se han unido en el espíritu de la verdad, la sanación racial y la reconciliación, posicionando de manera única a la Descendants Truth & Reconciliation Foundation para dar ejemplo y liderar a Estados Unidos en el desmantelamiento de los restos de la esclavitud y la mitigación de la presencia del racismo. Nuestra asociación perseguirá y apoyará la creación de una nueva y duradera realidad de amor y justicia para todos los miembros de nuestra única humanidad».

 

Los miembros de la comunidad de Descendientes se reunieron en la dedicación de la Sala Isaac Hawkins en la Universidad de Georgetown, nombrada en honor a uno de los antepasados vendidos en la venta de 1838.
El Padre Timothy Kesicki, SJ, se disculpó públicamente con los Descendientes de esclavos en la Universidad de Georgetown.

La Fundación tiene sus raíces en los acontecimientos de 1838, cuando 272 hombres, mujeres y niños esclavizados fueron vendidos por los jesuitas propietarios de la Universidad de Georgetown a los dueños de las plantaciones de Luisiana. «Nuestra vergonzosa historia de esclavitud jesuita en los Estados Unidos ha sido sacada del estante polvoriento, y no puede volver a ser puesta en su lugar», dijo el P. Tim Kesicki, SJ, Presidente de la Conferencia Jesuita de Canadá y los Estados Unidos. «El racismo perdurará en Estados Unidos si seguimos apartando la vista de la verdad del pasado y de cómo nos afecta a todos hoy. Los efectos prolongados de la esclavitud nos llaman a cada uno de nosotros a trabajar por la verdad y la reconciliación. Sin esta unión de corazones y manos en verdadera unidad, el ciclo de odio y desigualdad en Estados Unidos nunca terminará».

El Citizens Bank of New Orleans, posteriormente adquirido por JPMorgan Chase, utilizó a los 272 seres humanos esclavizados como garantía. Para apoyar sus objetivos, la Fundación ha creado un fideicomiso en el que JPMorgan Chase actuará como cofiduciario y proporcionará planificación y asesoramiento, así como otros servicios. «La institución de la esclavitud y el racismo sistémico son partes trágicas de la historia de Estados Unidos, y tenemos la responsabilidad de impulsar un cambio sostenible para las personas y las comunidades que se han visto afectadas por este amargo legado», dijo Brian Lamb, Director Global de Diversidad e Inclusión de JPMorgan Chase. «Estamos orgullosos de apoyar a los Descendientes y a los jesuitas en su búsqueda de soluciones a través de la verdad, la sanación racial y la transformación para ayudar a desmantelar el legado de la esclavitud y construir una sociedad más equitativa tanto ahora como para las generaciones venideras.»

Líderes descendientes, jesuitas y representantes de Georgetown en las tumbas de los antepasados, cementerio del Inmaculado Corazón de María.

Este anuncio llega después de varios años de un poderoso proceso de diálogo entre los líderes de los descendientes, los provinciales jesuitas y los representantes de Georgetown. En mayo de 2017, aproximadamente un año después de conocer su conexión con este trágico y pecaminoso pasado, los líderes de los Descendientes habían solicitado al P. Arturo Sosa, SJ, el Superior General de los jesuitas que respondiera. El Padre Kesicki había pedido perdón públicamente por la esclavitud jesuita en una Liturgia de Memoria, Contrición y Esperanza en la Universidad de Georgetown. El P. Sosa respondió a la carta de los Descendientes escribiendo: «La esclavitud jesuita en los Estados Unidos, y en particular la venta de 272 personas esclavizadas de los jesuitas en el sur de Maryland a compradores en Luisiana, fue tanto un pecado como una traición porque la Compañía robó a sus antepasados su dignidad humana». El P. Sosa llamó entonces a los provinciales estadounidenses a dialogar con los Descendientes bajo la estructura de la Conferencia Jesuita. En el verano de 2018, poco después de recibir la carta del Superior General, el Sr. Stewart llamó al P. Kesicki y ambos se reunieron en persona en la casa del Sr. Stewart en Michigan.

Frank Campbell, uno de los esclavizados vendidos por los jesuitas de Maryland en 1838. La niña de la fotografía ha sido identificada como la nieta de Frank Campbell, Mary Jane. Fuente: Archivo de la Esclavitud de GeorgetownFrank Campbell, one of the enslaved people sold by the Maryland Jesuits in 1838. The younger girl in the photograph has been identified as Frank Campbell’s granddaughter, Mary Jane. Source: Georgetown Slavery Archive

Este primer encuentro, que ha crecido hasta convertirse en una relación fuerte y vinculante, abrió la puerta a una forma franca, honesta y constructiva de restaurar la dignidad humana que la Compañía había robado a los antepasados de los Descendientes. Un año después de su primer encuentro, reunieron a los líderes de los Descendientes, a los provinciales jesuitas y a los representantes de la Universidad de Georgetown en un proceso de diálogo formal patrocinado por la Fundación W.K. Kellogg. La Fundación Kellogg es mundialmente conocida por su compromiso con la Verdad, la Sanación Racial y la Transformación. El restablecimiento de la dignidad humana requerirá el compromiso total de todos los que entren en el proceso de diálogo.

En 2020, los líderes de la Asociación de Descendientes se reunieron con el padre Sosa cuando éste visitó los Estados Unidos. Este encuentro histórico consolidó esta asociación Descendiente-Jesuita para el futuro.

Lo que surgió de este proceso es una asociación de por vida y un compromiso compartido de transformación y conversión. Esta visión comienza hoy un nuevo capítulo con el anuncio de la Fundación Descendientes Verdad y Reconciliación.

Ir arriba
Twittear
Compartir
Pin