Historias

24 de junio de 2022

La Compañía de Jesús en Estados Unidos se congratula de la decisión del Tribunal Supremo de anular el caso Roe contra Wade. El aborto es una injusticia masiva en nuestra sociedad, y el fallo de hoy es un paso crítico hacia la protección legal de todos los niños no nacidos. Como escribimos en nuestra declaración provida de 2018 Protecting the Least Among Us (Protegiendo a los más pequeños entre nosotros): «El elemento más fundamental de un orden social justo es el respeto a la vida humana. Hasta que los hombres y las mujeres, individual y colectivamente, se comprometan profundamente con el valor y la dignidad de toda vida humana, nunca encontraremos la verdadera paz, justicia y reconciliación que Dios desea para nosotros.»

También afirmamos nuestra creencia de que la construcción de lo que San Juan Pablo II llamó una «cultura de la vida» requiere un sistema de seguridad social más fuerte que el que tiene hoy nuestro país. Para ser verdaderamente provida, debemos apoyar a todas las mujeres, a los futuros padres y a sus hijos, abogando por políticas como la asistencia médica universal, el permiso parental remunerado y una distribución más equitativa de los abundantes recursos de nuestro país.

Abordamos este tema como pastores, académicos, activistas sociales y educadores. Ninguna parte de nuestro ministerio se aparta del trabajo esencial de promover y proteger la dignidad de cada hijo de Dios. Rezamos para que el Señor siga inspirando nuestros esfuerzos y nos ayude a ver siempre el rostro de Cristo revelado en cada persona, tanto antes como después de su nacimiento.

Ir arriba
Twittear
Compartir
Pin