Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Historias

Por Anthony Lucarelli III

1 marzo, 2024—Lo único que quería era seguir dando vueltas, un ratito más, en mi acogedora cama. Sin embargo, le dije a mi madre que la acompañaría a un programa de sensibilización el sábado por la mañana. ¿En qué estaba pensando? Necesito dormir. Después de todo, la noche anterior estuve hasta tarde con mis amigos en el partido de baloncesto de Fordham Prep contra Xavier. Lo único que quería era darle al botón de retrasar la alarma cinco minutos más. Diablos, preferiría estudiar para los exámenes finales. Pero no, como había prometido, me dirigí a Wallace Hall con mi madre para asistir a Journey Into Exile, un ejercicio interactivo de simulación de inmigración.

A los pocos minutos de llegar, ya no era un niño privilegiado del Upper East Side. Me había convertido en Mohammad, un refugiado somalí de 49 años que necesitaba huir de su país lo antes posible. Me senté en el campamento que se me había asignado con otros ocho refugiados simulados, incluida mi madre, que se había convertido en una viuda de Burundi de 72 años sin estudios ni dinero. Los ocho teníamos historias, talentos y situaciones económicas diferentes. Pero todos teníamos un objetivo común. Necesitábamos salir de nuestro país lo antes posible.

Teníamos minutos para decidir qué tres posesiones llevaríamos en nuestro viaje. ¿Sería mi teléfono, una botella de agua, la Biblia, una manta, mi pasaporte? ¡Menudas decisiones! Todo lo que tenía era la ropa que llevaba puesta, 3.000 dólares, ah, y se habían llevado mis zapatos. Empezaría mi viaje descalzo. Sólo tenía 30 segundos para organizarme y salir de mi casa la cual probablemente nunca volvería a ver. ¿Quizá quería llevarme una foto de mi casa o de mi familia?

Ni que decir tiene que mis compañeros del campo no votaron para que intentara huir de nuestro campamento hacia Estados Unidos. Acabé como refugiado urbano viviendo en Estambul. Decidí aceptar un trabajo peligroso para ganar dinero rápidamente. Por desgracia, me lesioné en el trabajo. No podía pagar las facturas médicas. Ese fue el final de mi viaje.

De los 42 campistas de nuestra actividad de simulación, solo una persona llegó a Estados Unidos. ¡Una persona!

Mirando atrás, me alegro de haber pasado la mañana en Wallace Hall. Comprendo mejor lo que experimentan las personas migrantes de todo el mundo: la toma rápida de decisiones, que afecta a su futuro. Estas personas quieren seguridad, protección y una vida mejor. Son cosas en las que nunca pensamos cuando nos damos la vuelta y nos dormimos en nuestras cómodas camas. Quiero felicitar a todas las personas migrantes que han llegado a nuestra ciudad. Han superado todas las adversidades. No son malas personas. Huyen de vidas horribles. Vidas que se han visto interrumpidas por desastres naturales, esclavitud, crimen, bandas, hambruna o guerra.

Como estudiante de tercer año en Fordham Prep, soy un Hombre para los Demás. Es mi responsabilidad ayudar a mis vecinos lo mejor que pueda. Como dijo el Dr. Martin Luther King Jr, «Si no puedo hacer grandes cosas, puedo hacer pequeñas cosas de una gran manera».

*Este artículo se publicó originalmente en inglés aquí.

Anthony Lucarelli III es un estudiante de Fordham Prepartory High School y un parroquiano de St. Ignatius of Loyola en New York City.