Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Joshua M. Peters, S.J.

Provincia: Medio oeste de EE.UU.

Fecha de nacimiento: 29 de septiembre de 1978

Ciudad natal: Detroit, Michigan

Educación: Licenciatura en Estudios Americanos de la Universidad de Dayton; Maestría en filosofía social de Loyola University Chicago; Maestría en teología de la Universidad Xavier de Luisiana; Maestría en Divinidad de la Escuela Jesuita de Teología de la Universidad de Santa Clara

Puntos destacados de su formación jesuita:
1. Trabajó en las reservaciones de Pine Ridge y Rosebud de Dakota del Sur.
2. Enseñó en Christ the King Jesuit College Preparatory School en Chicago y canto en el coro de gospel en la Iglesia Católica San Benito el Africano.
3. Estudió teología en el semestre de primavera de 2019 en Hekima University College en Nairobi, Kenia

Después de su ordenación: Será pastor auxiliar en Christ the King Parish/Trinity Vicariate en Detroit, Michigan

Ver grabación de la emisión en directo de la ordenación del P. Peters a continuación:

Biografía:
El Padre Joshua M. Peters, S.J. nació en Detroit, Michigan, hijo de Michael y Helen, ambos maestros de escuela católica por muchos años. Él y sus hermanos, Drew y Seth, se criaron en el pequeño pueblo de Auburn Hills y representan la octava generación de Peters en Detroit. Los hermanos Peters asistieron a University of Detroit Jesuit High School and Academy. Obtuvieron una valiosa educación de los jesuitas que decidieron quedarse en la ciudad de Detroit cuando todas las escuelas secundarias católicas cerraron o se mudaron a los suburbios. Joshua fue entonces formado por los Marianistas orientados a la comunidad en la Universidad de Dayton en Ohio, donde hizo una licenciatura en estudios americanos con una especialización secundaria en inglés y derechos humanos. Después de la universidad, después de servir al país por dos años a través del Programa AmeriCorps, trabajó como carpintero, obrero y director auxiliar de retiros antes de que se le pidiera ser el ministro del campus de su alma mater, U of D Jesuit. Después de reencontrar el espíritu misionero de los primeros compañeros de la Compañía de Jesús, sabía que Dios lo estaba llamando a ingresar en el noviciado en Loyola House en Berkley, Michigan en 2009. Trabajó en Manderson, Dakota del Sur, en la reservación de Pine Ridge como novicio, y tomó sus votos en 2011. Joshua obtuvo una maestría en filosofía social de Loyola University Chicago antes de ser enviado a enseñar en Christ the King Jesuit College Preparatory School en el lado oeste de Chicago. Cantar en el coro y rendir culto en la Escuela Católica San Benito el Africano en Englewood fue increíblemente formativo durante los seis años que pasó en Chicago. Joshua obtuvo una maestría en Divinidad de la Escuela Jesuita de Teología de la Universidad de Santa Clara en Berkeley, California, y está haciendo una maestría en teología del Institute for Black Catholic Studies de la Universidad Xavier de Luisiana. Después de su ordenación, ejercerá como pastor auxiliar en Christ the King Parish/Trinity Vicariate en Detroit.

¿Cuál es su libro, película, música o programa de TV favorito desde que ingresó en la Compañía de Jesús y por qué le gusta?
“La historia de los católicos negros en los Estados Unidos” de Cyprian Davis, O.S.B. es uno de mis libros favoritos. Davis es un narrador excelente que expresa la historia de Estados Unidos en una forma que ilumina a las numerosas personas que han moldeado este país y la Iglesia Católica a pesar de ser ignorados en gran medida por ser negros. Antes de que los Estados Unidos ni siquiera existieran, había católicos negros aquí. Me encanta eso.

Joshua con miembros del movimiento juvenil jesuita Christ the King Parish Eucharistic Youth Movement (EYM) en el vecindario de Kangemi en Nairobi en Viernes Santo. Estos jóvenes de EYM estaban participando en el Vía Crucis.

¿Cuál es su santo favorito y por qué?
Uno de mis santos favoritos es San Oscar Romero, cuya festividad se celebra el 24 de marzo. En 2005, el 25. aniversario de su muerte, mi familia viajó a San Salvador, El Salvador, como peregrinos para orar y reflexionar acerca de su extraordinaria vida. El ejemplo de Romero me da el valor para vivir mi vocación sacerdotal con audacia y humildad.

¿Qué experiencia particularmente significativa tuvo durante su formación, y por qué fue significativa para usted?
En el semestre de primavera de 2019, se me brindó la oportunidad de estudiar en Hekima University College en Nairobi, Kenia. Fue la realización de un sueño y mi primera visita al continente africano, por no hablar de África del este. Aunque los profesores han estado intercambiándose regularmente entre las universidades, le estoy agradecido a la Escuela jesuita de teología de la Universidad de Santa Clara y a Hekima University College por ayudarme a ser el primer estudiante de intercambio en más de cinco años. Como el brillante futuro de los jesuitas y la Iglesia Católica es en su mayor parte africano e indio, me beneficié de la riqueza de la Compañía de Jesús internacional, especialmente en el contexto africano.

A través de su amable hospitalidad, los jesuitas de Hekima me ayudaron a sentirme inmediatamente como en mi casa. Para mí fue un gran consuelo vivir en Nairobi por casi seis meses en un ambiente tan dinámicamente apostólico. Los escolásticos jesuitas me llevaron a ver sus obras haciendo estudio bíblico, ministerio de jóvenes, cuidando niños pequeños en orfanatos, acompañando a adolescentes vulnerables en hogares grupales, y me presentaron a los Misioneros de la Caridad. Terminé trabajando con los Misioneros de los Hermanos de la Caridad en los barrios bajos de Kibera dos veces a la semana durante todo el tiempo que estuve en Nairobi. Los Hermanos dirigen un centro de cuidados amorosos llamado Hogar Nueva Vida para los hombres con minusvalías físicas y del desarrollo. Trabajar junto con los Hermanos y sus colegas y llegar a conocer a los residentes me brindaron una nueva vida de oración y propósito.

El P. Joshua M. Peters, S.J. en su ordenación.

Lo otro de lo que me beneficié fue estar en una cultura donde “El negro es hermoso” ¡es una forma de vida! Kenia y las naciones africanas orientales de Tanzania y Uganda son hermosas en todo el sentido de la palabra. No estaba consciente de la medida en que los Estados Unidos están permeados por una cultura de superioridad blanca hasta que viví fuera de ella por casi medio año. África del este no deja de tener problemas, pero allí nadie tiene que luchar por su derecho a decir que son negros y están orgullosos, como he observado aquí en EE.UU. Esto se traduce en una cultura donde la negritud se celebra y se disfruta solo por despertarse, saludar el nuevo día y alabar a Dios con la vida de uno. Me sentí profundamente privilegiado por observar cómo se desplegaba esta gloria diariamente mientras estuve en África del este.

Cuéntenos la historia de su vocación. Pero debe usar solo seis palabras.
Jesús me llamó. Yo respondí: “Sí”

¿Quién es un mentor importante que lo acompañó en su trayecto? ¿Qué lo hizo ser un buen mentor?

El mentor más importante que he tenido durante mi trayectoria de 11 años con la Compañía de Jesús es el indómito Rev. Dr. Joseph A. Brown, S.J. Me ha ofrecido una cantidad equilibrada de apoyo, oración y reto amoroso desde que era novicio en 2009. Su apoyo ha abarcado muchas facetas a lo largo de los años. Cuando era novicio, me alentó a profundizar mi participación en el ministerio con los prisioneros dándome una copia firmada del libro de Michelle Alexander El nuevo Jim Crow. En otro punto, me regaló al álbum DAMN de Kendrick Lamar, y 4 Your Eyez Only de J. Cole para que pudiera darme una idea de cómo suenan las canciones religiosas modernas. Después de enterarme de que sería enviado a una regencia en Christ the King (CTK) en Chicago, se propuso encontrarme en la reunión de nuestra provincia para decirme: “¡La comunidad católica negra te está apoyando! Su sinceridad y confianza en mis capacidades  me ayudaron a avanzar a mi primera misión apostólica con valentía. Mientras estuvo en CTK, Joseph se propuso no dejar que me sintiera como si estuviera haciendo el ministerio intercultural solo. Joseph contribuyó a ayudar al crecimiento de la Fraternidad jesuita anti racismo (Jesuit Anti-Racism Sodality, JARS) hasta convertirse en la robusta organización que es hoy día. El apoyo de Joseph me animó cuando muy pocos entendían lo que estaba experimentando.

Joshua en la graduación de 2019 de Christ the King Jesuit College Prep (CTK) en Chicago, donde enseñó como jesuita en formación. En esta selfie “Familia de Peters”, desde la izquierda: Joshua con la Sra. Martinka Peters y su hija, Jenelle Peters (CTK ’19) y Mya Peters (CTK ’14).

El apoyo del P. Joseph también me ayudó a ser un jesuita piadoso. Cuando compartí algunos poemas que había escrito durante períodos de oración a través de los años, me dio algunas sugerencias y me animó a seguir escribiendo. A menudo escribo nuevos poemas sobre el retiro o cuando el espíritu me mueve a empuñar la pluma y escribir. Cuando me legó un volumen de su colección de poemas titulado “The Sun Whispers, Wait”), su inscripción decía: “Joshua, tienes más canciones de lo que sabemos, y palabras para narrarlas. Únete al coro. Te necesitamos. Joseph”. Su libro “To Stand on the Rock” se convirtió en un componente básico de mi biblioteca debido a su tratamiento de lo que significa ser “auténticamente negro y verdaderamente católico”. Creo que su sugerencia de oración más influyente para mí ha sido asistir la conferencia anual del arzobispo Lyke, que celebra la liturgia y tradición musical católica negra. La primera conferencia Lyke a la que asistí me dio tal sentido de gozo y regocijo, que me sostuvo casi un año entero.

El P. Brown también me retó a expandir mi mente y mi corazón. Me empujó a obtener mi maestría en teología en el Institute for Black Catholic Studies (IBCS) de la Universidad Xavier de Luisiana (XULA, por sus siglas en inglés). Dijo que es importante tener las credenciales apropiadas si espero trabajar en la comunidad negra en el futuro. La XULA es el único colegio y universidad católica históricamente negra en el país. Joseph también me ha retado a expandir mi corazón. En noviembre de 2017, él y Tim Kesicki, S.J., me invitaron a Baltimore junto con otros jesuitas no negros para asistir a una reunión de jesuitas negros de los Estados Unidos, Jamaica y Haití. El grupo de jesuitas negros nos llama a los jesuitas no negros “la familia extendida”. Estoy muy agradecido de poder decir que Joseph es un compañero de Jesús y lo considero familia, y por eso le he pedido que sea mi sacerdote de investidura en mi ordenación sacerdotal.