Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Justin Claravall, S.J.

Provincia: Oeste de EE.UU.

Fecha de nacimiento: 4 de junio de 1986

Ciudad natal: Artesia, California

Educación: Licenciatura en historia del arte y arquitectura de la Universidad de California, Santa Bárbara; Maestría en filosofía de la Universidad de St. Louis; Maestría en Divinidad de la Escuela jesuita de teología de la Universidad de   Santa Clara

Puntos destacados de su formación jesuita:

1. Enseñó religión y servicio comunitario en la Escuela Preparatoria Bellarmine en, Washington.
2. Trabajó con el Sistema Penitenciario jesuita de Filipinas en la ciudad de  Muntinlupa, Filipinas.
3. Trabajó en L’Arche Noah Sealth en Seattle, Washington.

Después de su ordenación: Trabajará en la Iglesia Misión Dolores en Boyle Heights, Los Ángeles


Sentado con los estudiantes de escuela secundaria en un retiro en las Filipinas dirigido por el Servicio Penitenciario Jesuita de Filipinas. Los estudiantes son hijos de los prisioneros.

Biografía:
Dios me salvo de una vida sin sentido de malestar y distracción. Mi hermana y yo nacimos en el condado de Los Ángeles, de padres inmigrantes de las Filipinas. Después de asistir a la escuela católica en Artesia, California por unos años, estudié en la escuela secundaria pública y en la Universidad de Santa Bárbara, California. Al final de la escuela superior, tenía una fe poco entusiasta. Me sentía desconectado y desconfiaba del Sueño Americano, pero no conocía otra alternativa. Al final de mi tiempo en la universidad, conocí a Jesús, San Ignacio y los jesuitas. Después de pasar un tiempo como tutor en Cerritos, California, como voluntario con Gawad Kaling en las Filipinas y el Centro Newman de la Universidad de Hawai en Manoa, Dios me colocó en la Compañía de Jesús para sanar mis heridas y  para ser testigo y ayudar a otros a sanar las suyas.

Desde 2009, he recibido formación de muchas personas de todo el mundo, demasiadas para nombrarlas a todas, pero las llevo en mi corazón y espero devolverles lo que me han dado. (Provincia del oeste de EE.UU.)

¿Cuál es su libro, película, música o programa de TV favorito desde que ingresó en la Compañía de Jesús y por qué le gusta?
Uno de mis libros favoritos es “Los hermanos Karamazov”, por Fiódor Dostoievski. Esta cita del personaje Zósimo, así como el despliegue de su significado en la novela, hace que toda ella valga la pena:

No tengas miedo nunca de tu propia pusilanimidad en el esfuerzo por amar,  ni siquiera tengas temor por ninguna mala acción que puedas cometer en el curso de ese esfuerzo. Lamento no poder decirte algo más reconfortante, pues el amor activo comparado con el amor contemplativo es una tarea difícil y maravillosa. El amor contemplativo busca una hazaña heroica que se pueda lograr sin demora y a plena vista de todo el mundo. Desde luego, algunas personas incluso están listas a dar su vida siempre que el proceso no se prolongue y ocurra rápidamente, como si fuera una representación para que todo el mundo la vea y aplauda. En cambio, el amor activo conlleva trabajo arduo continuo y tenacidad, y para algunos es una auténtica ciencia. Pero déjame decirte desde ahora que, incluso cuando te des cuenta con horror de que, a pesar de hacer lo mejor que puedas, no solo no te has acercado a tu meta, sino que puedes haberte alejado de ella, es precisamente en ese momento, créeme, que de repente alcanzarás tu objetivo y contemplarás claramente el maravilloso poder de Dios, que te ha amado en todo momento, que en todo momento te ha guiado misteriosamente.”.


Justin en una caminata con el compañero ordenando Greg Celio, S.J., y la colega Allison Scanlin. Los tres enseñaban en la Escuela Preparatoria Bellarmine en Tacoma, Washington

¿Qué pasatiempo cultivó como jesuita y por qué es importante para usted?
La caligrafía. Necesito hacer arte o tener algún tipo de práctica creativa. Como la vida jesuita puede ser transitoria (hasta ahora, nadie ha vivido en ninguna parte más de tres años), he encontrado que algunos medios de arte son más convenientes o portátiles. La caligrafía me sigue inspirando y retando, y sus materiales son más fáciles de transportar que una batería o un caballete.

Cuéntenos la historia de su vocación. Pero debe usar solo seis palabras.
He muerto. La vida es Cristo.

¿Qué le da alegría?
Sentarme en una mesa donde hay mucha comida, muchos amigos, jesuitas y no jesuitas, escuchando risas y conversaciones profundas, con buena música de fondo, y quizás incluso cantar y bailar con mis amigos… estas cosas, a veces individualmente y otras veces juntas, me dan alegría.