Please ensure Javascript is enabled for purposes of website accessibility

Kevin Cahill Hughes, S.J.

Provincia: Maryland

Fecha de nacimiento: 13 de septiembre de 1985

Ciudad natal: Cherry Hill, New Jersey

Educación: Licenciatura en biología de la Universidad de Lasalle; Maestría en biología de la Universidad de St. Louis; Maestría en Divinidad de Regis College, Universidad de Toronto

Puntos destacados de su formación jesuita:
1. Trabajó con sordos católicos en St. Louis, Toronto y Rochester, Nueva York.
2. Enseñó matemáticas y ciencias en McQuaid Jesuit HIgh en Rochester.
3. Hizo un curso de inmersión de verano con compañeros escolásticos jesuitas en China.

Después de su ordenación:Será vicario parroquial en la Parroquia Nuestra Señora de Esperanza en Portland, Maine.

Biografía:
Kevin Cahill Hughes, S.J., se crió en Cherry Hill, New Jersey, con sus padres y hermana, donde asistió a la escuela primaria de su parroquia local. La abuela de Kevin sugirió que considerara asistir a St. Joseph’s Prep en Filadelfia para cursar la escuela secundaria, lo que fue una sabia sugerencia, ya que aquí fue donde primero conoció a la Compañía de Jesús. Siempre le encantó la ciencia y a lo largo de la escuela secundaria aspiró a hacer algún tipo de investigación en el campo de la biología. La época de la escuela secundaria fue difícil para Kevin, al igual que para muchos, y no le importó esforzarse mucho por desarrollar una relación con Dios. Después de graduarse de escuela secundaria superior, asistió a la Universidad de La Salle en Filadelfia, donde se especializó en biología. Durante su primer año, tuvo una experiencia de Dios. Siempre le cuesta trabajo describir adecuadamente esta experiencia, pero a pesar de todo, en el momento del encuentro sintió y supo que Dios lo amaba profundamente y estaba llamado a tener una relación con Él. Kevin quería comprender su experiencia y lo que podría significar ser amado y llamado por Dios, por lo que regresó a hablar con uno de los jesuitas que conocía desde la escuela secundaria y en quien confiaba, el P. Tom Clifford, S.J. En los cuatro años siguientes de su carrera universitaria, examinó lo que significa ser amado por Dios y comenzó a discernir la mejor manera de responder al amor al Dios que lo ama. Kevin decidió  quería retribuir con una vida de servicio a Dios y al pueblo de Dios que lo ama. Al final de su último año universitario, solicitó y fue aceptado al noviciado, y a Kevin le ha encantado continuar su trayectoria de discernimiento sobre cómo responder mejor al amor de Dios y el llamado de Cristo a seguirlo. Como jesuita en formación, Kevin enseñó matemáticas y ciencias en la McQuaid Jesuit High School en Rochester, Nueva York; hizo un curso de inmersión de verano con compañeros jesuitas escolásticos en China; y obtuvo una Maestría en Divinidad de Regis College en Toronto. Después de su ordenación, Kevin será el vicario parroquial de la Parroquia Nuestra Señora de Esperanza en Portland, Maine.

Kevin bautizando a Ashton, hijo de su primo Andrew; ser decano y realizar bautismos le trajo mucha alegría a Kevin.

¿Cuál es su santo favorito y por qué?
Mi santa favorita es María Magdalena. Sabemos por el evangelio de Lucas que es una mujer de la que han echado fuera siete demonios. Su encuentro de sanación con Jesús ocasionó en ella una transformación tan completa y total, que se convirtió e compañera de Jesús durante su ministerio. También sabemos a través del evangelio de Juan que Jesús se le apareció después de su resurrección y le encarga la misión de decir a sus discípulos las buenas noticias. María Magdalena es mi santa favorita porque admiro su repuesta de seguir a Jesús después de ser sanada, y deseo emular su avidez y voluntad de ser enviada por Jesús en una misión para traer las buenas noticias suyas a otras personas.

¿Qué pasatiempo cultivó como jesuita y por qué es importante para usted?
Un pasatiempo que he cultivado como jesuita son los juegos de mesa. He descubierto que son un escape divertido y creativo a las tensiones de los estudios y el estrés del día. Para mí, jugar juegos de mesa es una actividad comunal durante la cual puedo estar presente para mis hermanos en comunidad y simplemente divertirme. Los juegos en sí mismo son divertidos, pero la camaradería, las bromas y las interacciones fraternales que facilitan son lo que hacen que los juegos valgan la pena. Especialmente ahora que las personas están totalmente absortas en sus celulares, tabletas o computadoras, es maravilloso poder terminar la cena y hacer algo juntos que no conlleve pasar tiempo en una pantalla.

Kevin cenando con algunos de sus amigos jesuitas durante sus vacaciones. De izquierda a derecha: Jonathan Harmon, S.J.; Alex Llanera, S.J.; Kevin; y Bryce Deline, S.J.

Cuéntenos la historia de su vocación. Pero debe usar solo seis palabras.
Perdonado, sanado, amado. Respondiendo con amor.

¿Quién es un mentor importante que lo acompañó en su trayecto? ¿Qué lo hizo ser un buen mentor?
El Hno. Jim Lemon, S.J., fue un mentor importante para mí durante el tiempo de mi formación. Viví con “Bro” durante mi largo experimento como novicio a menudo hablaba con él sobre mi día, semana, luchas, etc. En una ocasión en la que me estaba quejando de la actitud de otro miembro de la comunidad, me hizo una simple pregunta que se me ha quedado grabada desde entonces, y en la que vuelvo a pensar con regularidad. Me dijo: “Kevin, te escucho y entiendo lo que estás diciendo, pero tengo una pregunta: ¿Por quién ingresaste en la Compañía de Jesús?”. Esto inmediatamente puso todo en perspectiva. Me ayudó a darme cuenta y recordar que no ingresé en la Compañía de Jesús por mí o por nadie que no fuera Cristo. La pregunta del Hno. Lemon continúa ayudándome a recordar a volver a centrar mi atención en Cristo, porque Cristo es quien me sostiene. Esto también me ayuda a recordar dar gracias a Cristo por las muchas bendiciones que he recibido en mi vida a través de mi familia, mis amigos y mis compañeros jesuitas.